Usos medicinales del ombú

El ombú (Phytolaca dioca), también conocido como bellasombra, es un árbol  nativo de Uruguay, Argentina, Brasil y Paraguay. Ha sido introducido en varios países; su longevidad y soberbia belleza lo hace un árbol ornamental muy apreciado.

Al ombú se le atribuyen diversas propiedades medicinales. Una infusión preparada con sus hojas y frutos puede ser bebida en ayuno para limpiar el sistema digestivo y curar el estreñimiento. La corteza se quema hasta que oscurece, luego se pulveriza en un mortero y se aplica como cicatrizante sobre heridas poco profundas. El mismo polvo se utiliza en la elaboración casera de jabones antisépticos.  La infusión preparada con las raíces pulverizadas (6 a 10 gramos por litro de agua) es un vomitivo de lenta duración, haciendo efecto a las 2 horas después de la ingesta. Su efecto se prolonga durante unas cuatro horas. En dosis menores (1 a 6 gramos) la misma infusión es recomendada para tratar el reumatismo crónico. Para tratar el mismo mal, se preparara una infusión con los frutos: se machacan y hierven en un poco de agua hasta que ésta se tiñe de un color rojo amorronado. Se mezcla todo en agua ardiente y se deja reposar una semana. Se filtran las frutas machacadas y se toma una cucharadita todos los días cada ocho horas. Condensado, este jugo ha sido utilizado para tratar llagas cancerígenas.