Ginseng, activador energético y mental

Además de un gran reconstituyente físico y mental, es uno de los mejores suplementos en minerales y vitaminas que existen y su toma mejora muchas funciones como, por ejemplo, favorecer la recuperación de los niveles normales de glucosa en sangre después de las comidas y después del ejercicio.

Los dos tipos de ginseng más usados son el rojo o coreano (Panax ginseng) y el eleuterococo o ginseng siberiano (Eleutherococcus senticosus Maxim). Ambos tienen propiedades similares y se encuentran como complementos dietéticos en forma de perlas, comprimidos, extractos, infusiones o como parte de jarabes u otros preparados, solos o combinados con otras sustancias naturales.

Además de sus conocidas propiedades antiestresantes, adaptógenas, estimulantes y potenciadoras sexuales, la raíz del ginseng contiene un conjunto de sustancias que lo convierten en un complemento nutricional muy útil para mantener o mejorar la vitalidad física y mental.

Es rico en vitaminas del grupo B, biotina, vitamina C, lisina, prolina, cisteína, minerales como el magnesio, aluminio, cobalto, azufre, fósforo y cobre, pero sobre todo destaca por su riqueza en unas sustancias (saponinas) llamadas ginsenósidos a las que se les atribuyen sus propiedades energizantes. El ginseng es ideal para tomar en momentos de fatiga, falta de energía o durante entrenamientos deportivos y para mejorar la capacidad de comprensión y de concentración en períodos de exámenes o de estrés mental.